Alta Fulla   |   Catálogo general   |  Libros en catalán   |   Distribución   |   Pedidos   |   Correo

 

Carlos Mendoza
La leyenda de las plantas. Mitos, tradiciones, creencias y teorías
relativos a los vegetales

Mitología general: Los bosques. Los árboles y las plantas (cosmogónicos o creadores del universo, antropogónicos, zoogónicos, eróticos, de cucaña, sagrados y proféticos, diabólicos y funerarios, lluviosos, de fuego, ligados... Plantas armadas y carnívoras. Árboles y astros). Troncos, raíces y hojas. Flores y frutos. Hierbas y plantas (nupciales, mensajeras, milagrosas, mágicas, santas, medicinales, parlantes...). Mitologías particulares: Egipto, India, China y Japón, Judea, Grecia y Roma. Las plantas en el cristianismo. La leyenda de las plantas en Occidente, entre los pueblos del Norte, entre los eslavos, los árabes y los pueblos de África. Las leyendas americanas...

«El culto tributado a las plantas se ofrece bajo dos formas distintas en la historia: empiézase por adorar el árbol y acábase por adorar el espíritu del árbol; fetichismo en el primer caso, politeísmo en el segundo, pero siendo imposible casi siempre establecer una línea divisoria entre los mitos referentes a una u otra de las dos manifestaciones. Estado de vaga indecisión que expresó Shelley en unos versos magníficos:

¿Fue la planta sensitiva o fue aquella
en cuyas ramas se posó un espíritu
antes de que su forma exterior hubiese conocido la muerte
la que experimentó este cambio? No puedo decirlo.»

«Tan arraigadas estaban las creencias en la virtud de ciertos árboles que al advenimiento del cristianismo debió la Iglesia preocuparse gravemente por ello, acabando por transigir sabiamente, subsistiendo aún mil tiernos ejemplos de la transformación hábilmente operada en el concepto sagrado en que eran tenidos ciertos vegetales.»

«Vestigios de las antiguas encarnaciones de los dioses y los genios en las plantas son las supersticiones que no han desaparecido aún del seno de las cultas y refinadas sociedades europeas. Nada más maravilloso que esa persistencia archisecular de los mitos. Estudiar su significación será el objeto de este libro.»