Alta Fulla   |   Catálogo general   |  Libros en catalán   |   Distribución   |   Pedidos   |   Correo

 

Mirabeau, Conde de
Erotika Biblion

Facsímil de la primera traducción española, publicada en 1905 con el subtítulo La pornografía en la Biblia y en la antigüedad

De G.-H. de Riqueti, conde de Mirabeau, puede decirse que en sus 43 años (1749-1791) vivió varias vidas. Se enfrentó desde muy joven a la autoridad paterna y conoció la cárcel en varias ocasiones. Como estudioso de la economía política se entregó con entusiasmo al análisis de los mecanismos del poder. Vivió la Revolución francesa con pasión y energía extraordinarias. La historia le reconoce como el orador más elocuente y popular de la Asamblea Nacional, de la que fue presidente. Encarcelado por adulterio en 1778 y sin más lectura que la Biblia, se entretuvo estudiando sus «pasajes obscenos». Compuso así la presente obra, en que, haciendo uso del enorme caudal de sus conocimientos científicos y literarios, comenta las abundantes referencias sexuales de la Biblia —incesto, onanismo, zoofilia...—. La agilidad de su pensamiento le permitió relacionar tan vidrioso tema con las polémicas intelectuales del momento. Gracias a su ingenio inagotable y a su viveza intelectual, la lectura de Erotika Biblion es una experiencia deliciosa. Sus páginas denotan el amor a la humanidad y el respeto por las producciones del pensamiento propios de la ilustración, que vivía entonces su mejor momento. Su apasionado utopismo y su enfrentamiento a las conveniencias sociales del momento —en el amor, en la propiedad y en la política— hacen de él un revolucionario. Seductor y sensual, viajero incansable, escritor profesional, político y agente secreto, siempre con problemas de dinero, Mirabeau es la viva imagen del hombre impetuoso y excesivo en todos los aspectos. Polémico hasta el final, sus restos fueron expulsados del Panteón de franceses ilustres, que había sido estrenado con su entierro, al conocerse que había aceptado dinero de Luis XVI para pagar sus deudas.